La naranja es un ingrediente habitual en los desayunos. Es fácil prepararse un zumo o incluirla en una ensalada de frutas para tomar vitaminas y llenarse de energía por las mañanas. La dieta de la naranja promueve repartir su ingesta a lo largo del día, incluyendo un vaso antes de la cena para saciar el estómago. Pero, ¿es bueno comer naranjas por la noche?

En general, la respuesta es que no, no se aconseja ni siquiera el zumo de naranja para así dormir mejor. Te contamos por qué, pero también la manera de seguir disfrutando de esta fruta sin que afecte a tu sueño.

Motivos para evitar comer naranja por la noche

Todo lo que comemos y bebemos antes de acostarnos afecta a la calidad del sueño. Entre que acabamos de cenar y nos vamos a la cama han de pasar, como mínimo, un par de horas para asegurarnos una buena digestión. Cada uno tiene sus costumbres y los alimentos le afectan de forma diferente, pero es muy habitual que una naranja por la noche nos haga difícil pasar una buena noche.

El motivo para evitar los cítricos antes de acostarnos es su acidez. De hecho, esta recomendación sirve para no caer en la tentación de comer mandarinas, pomelo u otras frutas ácidas, como el kiwi, la piña o la frambuesa (además algunas contienen fructosa que no quemarás durmiendo). Mejor guardarlas para el desayuno o un tentempié de media mañana.

Comer naranja por la noche puede tener como consecuencia una digestión difícil, por mucho que hayamos disfrutado de su dulzor. Esto puede traducirse en pesadez estomacal, acidez o ardor. Nos costará dormir y daremos vueltas y más vueltas en la cama con malestar en el estómago deseando no volver a comer nunca más naranjas.

Otro motivo para que no sea una buena idea tomarse un zumo de naranja por la noche es su alto contenido de vitamina C. Sí, la razón por la que se recomienda beberlo nada más levantarnos es la que lo convierte en algo a evitar justo antes de acostarse. A algunas personas les afecta produciéndoles insomnio, así que en prevención se suele quitar del menú nocturno.

La mejor manera de tomar naranja por la noche

Ha quedado claro que comer o tomar zumo de naranja por la noche es una mala idea porque puede afectar tu digestión y sueño. Pero puedes beneficiarte de su aroma y sabor de otra forma muy sencilla de preparar: una infusión de cáscara de naranja. Solo has de hervirla y dejarla reposar y ya puedes beberla antes de irte a la cama.

Puedes alternarla con las más clásicas para conciliar el sueño, como la melisa (también llamada hoja de limón o toronjil​), la manzanilla o la valeriana. Así te llevas también sus beneficios, como que favorece a digestión o disminuye el colesterol.

En la cena, existe otra posibilidad: añadir unas gotitas de aceite de cáscara de naranja, por ejemplo al pavo o pescado. Será más jugoso y hará más llevadero comerlos a la plancha, aunque en este caso tendrás que prepararlo con antelación para que el aceite macere y se impregne del aroma y sabor de la naranja.

Ya ves que existen muchas formas de comer naranja, ¡a cualquier hora del día!