Hemos oído muchas veces que el zumo de naranja pierde sus vitaminas si no se toma recién exprimido o a los pocos minutos. Pero la repetición de este mito no lo convierte automáticamente en verdad porque no, no es cierto: es falso que se van las vitaminas del zumo naranja pasado un tiempo. 

“Bébete el zumo que se van las vitaminas” es una de esas afirmaciones que pasa de generación en generación sin necesidad de justificación ni explicación de por qué es cierta. Nos lo creemos porque lo dicen nuestros mayores y punto. No queremos empezar un conflicto familiar, pero sí desmentir esta falsa creencia.

Aunque te lo hayan dicho y quizá lo hayas dicho tú también, es mentira. En el fondo, era un intento de meternos prisa para ir al colegio cada mañana, pero caló bien hondo y aún hay quien lo toma por verdadero cuando no hay datos que lo confirmen. Esta vez el saber popular no lleva razón.

Las vitaminas están presentes de forma natural en el zumo de naranja y no desaparecen por si solas, no salen del vaso mágicamente, no se evaporan, ni tampoco caducan: se quedan en el zumo esperando a que lo bebamos. Pueden pasar un par de días y seguirá conservando su porcentaje de vitaminas, así que puedes borrar esa idea de tu mente y bebértelo tranquilamente a tu ritmo para conseguir tu aporte vitamínico diario.

¿Cuánto duran las vitaminas del zumo de naranja?

Sigues leyendo porque aún tienes dudas, no te lo acabas de creer porque lo has oído toda la vida. Pero no te estamos pidiendo que confíes a ciegas en nosotros: los datos te van a convencer porque es un hecho demostrado que el zumo de naranja no pierde sus vitaminas pasadas unas cuantas horas. 

Según un artículo de la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética, la vitamina C se conserva hasta 12h que es el tiempo que tarda en oxidarse si se deja a temperatura ambiente. De hecho, haría falta calentar el zumo a 120º para que las vitaminas disminuyesen de forma considerable. Sería difícil que esto ocurriese porque nadie lo pondría al fuego para desayunar, ¿no? Así que puedes exprimir las naranjas por la mañana, beber una parte y tomarte el resto a lo largo del día. 

Además, la OCU tomó muestras de zumo exprimido en supermercado para ver si sus vitaminas disminuían pasadas 24, 48 y 72h. Su análisis confirmó que la cantidad se mantuvo estable así que la duración de las vitaminas en el zumo de naranja supera los tres días si se mantiene refrigerado. El estudio solo tuvo en cuenta el zumo embasado, pero sirve igual para el que te hagas con nuestras naranjas porque las características de la vitamina son las mismas. 

A pesar de todo, nuestra recomendación es que exprimas solo la cantidad que vayas a beberte. Así no perderás sus propiedades organolépticas y lo disfrutarás más porque, esto sí que es una gran verdad, el zumo recién exprimido tiene mucho mejor sabor que cuando lo dejas reposar, aunque solo sea un par de horas en la nevera. Lo sabes muy bien si has probado nuestras naranjas que aún están más ricas porque llegan a tu casa 24h después de haberlas recogido.