Quienes Somos

Somos una familia valenciana que se dedica al cuidado de los naranjos desde hace más de 75 años. El abuelo Agustín plantó en la familia el amor por el cultivo y cuidado de los naranjos. Su hijo Agustín y su mujer María Rosa siguieron esta tradición familiar en su finca de «El Maleà» de Vinaròs.

Ahora sus nietos, Agustín y Ramón, tomamos el relevo bajo la marca Naranjas Don Gusto.

finca naranjos don gusto

¿De dónde salió la idea de Naranjas Don Gusto?

Nuestros amigos siempre nos dicen que nuestras naranjas no tienen nada que ver con lo que compran en el supermercado, que tienen un sabor diferente, en especial nuestras navelates.

Es normal, una naranja recién cogida del árbol y consumida al momento mantiene todas sus propiedades, ya que no han pasado por cámaras frigoríficas. Por eso, las personas que habían probado nuestras naranjas seguían pidiéndonos más.

Así que pensamos «¿Por qué no hacerlas llegar a más gente?». Nadie sabrá cuidar nuestras naranjas como nosotros, sin cámaras frigoríficas, cuidando el proceso desde que las recogemos en el árbol hasta llevarla directamente a cualquier casa.

Por ello, nos ocupamos de todo el proceso de producción y distribución, porque solo así podemos garantizar que las naranjas que compran nuestros clientes serán tan maravillosas como las que comemos en casa desde la época de nuestro abuelo.

¿Qué hace diferentes a nuestras naranjas?

En primer lugar, el privilegiado microclima de la zona y su terreno o suelo franco, quefavorecen las condiciones perfectas para obtener una naranja fresca, sabrosa y de calidad.

Además, tenemos un pozo propio de agua para regar nuestros los árboles, lo que nos garantiza suministro óptimo en cualquier época del año con agua sin tratamientos.

¿Qué te ofrecemos?

Te ofrecemos naranjas como no encontrarás en ninguna otra parte, cogidas directamente del árbol y enviadas a tu casa en tan solo 24 h, o cuando tú nos digas.

¡Ah!, y si os animáis y queréis venir vosotros mismos a recogerlas del árbol, estaremos encantados de recibiros. ¿Queréis saber dónde estamos?