Las naranjas son una de las frutas más nutritivas y deliciosas que podemos encontrar. Estas, a parte de su inconfundible sabor, nos proporcionan una gran cantidad de beneficios para nuestra salud. La naranja es una fruta esencial en la agricultura valenciana. De hecho, cada año se recolectan en España —la mayoría en la Comunidad Valenciana— millones de cítricos que van destinados para el consumo nacional, así como para la exportación a otros países, siendo el mayor exportador de cítricos en todo el mundo —casi el 60% de las naranjas que se cosechan en España van destinadas a la exportación—.

Ahora bien, estos datos aplican principalmente a las naranjas que proceden de grandes explotaciones agrarias. No obstante, también nos encontramos con otras naranjas que son las que provienen de los agricultores valencianos tradicionales y que cuentan con una propiedades y sabores más intensos debido a la forma en la que se cultivan y cosechan. Estas naranjas están destinadas, principalmente, al público nacional. Se trata de naranjas ecológicas directas del agricultor que han sido cultivadas con mucho cariño y dedicación y que cuentan con evidentes distinciones con respecto a las naranjas producidas en masa.

A continuación, analizamos cuáles son las ventajas de comprar naranjas directas del agricultor y las diferencias con respecto a las naranjas producidas en cadena.

Naranja fresca del árbol a la mesa

Al comprar naranjas directas del agricultor estás adquiriendo una pieza de fruta que acaba de ser cosechada del árbol. Las naranjas directas del agricultor son naranjas que conservan todas sus propiedades intactas, ya que acaban de ser cosechadas y por lo tanto estas no se han visto modificadas. Ello significa, por un lado, que la naranja tendrá un sabor mucho más intenso que el de las frutas que puedes encontrar en el supermercado, o de las naranjas que han sido producidas en cadena. El dulce de la naranja se intensificará y al sabor resultará mucho más exquisito.

Por otro lado, al comprar naranjas directas del agricultor, consigues que las piezas de fruta conserven todas sus propiedades. De esta forma, te encontrarás con naranjas mucho más frescas y saludables. Las naranjas directas del agricultor resultan más saludables debido a que sus propiedades y nutrientes no se han visto alterados. Así mismo, muchos de los agricultores tradicionales emplean técnicas que resultan más ecológicas que las que emplean en las grandes industrias agrícolas —evitando el uso de pesticidas y otras sustancias químicas—.

No pasan por cámaras frigoríficas

Por lo general, los alimentos perecederos —como las frutas o verduras producidas en grandes cadenas de producción agrícola— suelen pasar por cámaras frigoríficas para que se conserven en mejor estado. Aunque ello no resulta perjudicial para nuestra salud, sí interfiere en las propiedades de los alimentos. Y es que, cuando los alimentos pasan por procesos de refrigeración, estos suelen perder algunas de sus propiedades. Sobre todo, cuando son congelados —ya que muchas de las proteínas se desnaturalizan—.

Naranjas ecológicas directas del agricultor

Otro de los beneficios de comprar naranjas directas del agricultor es que estas son producidas según las técnicas de la agricultura tradicional. Ello significa, por un lado, que no se han empleado pesticidas u otros productos químicos —al menos, no en la misma medida que en las grandes producciones de naranjas—. Es decir, muchas de estas son naranjas ecológicas directas del agricultor que acaban de ser cosechadas para su venta. Además, se respetan los tiempos de cosecha, por lo que podrás encontrar diferentes tipos o variedades de naranjas valencianas dependiendo de la fecha en la cual se compren.

La otra ventaja es que al ser naranjas ecológicas directas del agricultor el proceso de cultivo y cosecha que se lleva a cabo es un proceso más cuidadoso y con más dedicación, por lo que permite seleccionar las mejores piezas y dejar que maduren las que todavía necesitan un poco más de tiempo. Es un trabajo al que se le dedica mucha paciencia y cariño.

Apoyas al pequeño comerciante

Al comprar naranjas directas del agricultor estás participando, así mismo, en un comercio justo. Con el comercio justo apoyas de manera voluntaria una relación comercial justa entre los productores y los consumidores. Ello permite a los agricultores tradicionales seguir trabajando y que no se vean en la necesidad de dejar este sacrificado sector que requiere de mucha paciencia y voluntad. Por otro lado, participas en una actividad en la cual facilitas el desarrollo sustentable y sostenible de la oferta.

Las naranjas directas del agricultor son piezas de fruta que han sido obtenidas tras meses de trabajo y dedicación, con el cuidado y el esfuerzo de agricultores locales que llevan años —o generaciones— dedicándose a ello. El comercio justo permite que sigan existiendo estos productos en una época en la cual cada vez se tiende más hacia la industrialización y la modernización de las máquinas de última generación.

Comprar desde casa

Para comprar naranjas directas del agricultor no necesitas ir hasta el campo de naranjos con el fin de tener las naranjas frescas y recién recolectadas en tu mesa. Los tiempos han cambiado, por lo que afortunadamente podemos comprar naranjas directas del agricultor desde internet. Muchos de los agricultores locales valencianos han actualizado su comercio y se han modernizado a la hora de vender sus productos a través de las plataformas digitales.

De esta forma lo único que debemos hacer es indicar la cantidad de naranjas que deseamos y la variedad de naranjas a elegir —dependiendo, por supuesto, de la fecha del año y de la naranja de la temporada—. Podemos encontrar, por ejemplo, la naranja navelina, la naranja navel lane late, la naranja Valencia late, la naranja barberina, la naranja sanguinelli… Como ves, la variedad de naranjas que podemos encontrar es muy variada. Dependiendo de la fecha, podremos elegir entre una y otra.

Así mismo, al comprar naranjas directas del agricultor tendremos las naranjas en nuestra casa en menos de 24 horas. Las naranjas serán recolectadas en el mismo momento en el que se soliciten, o en el momento en el cual vayan a ser enviadas, para que conserven todas sus propiedades y lleguen frescas a casa.